Las plantillas son un tratamiento habitual al que demandan muchas personas para prevenir lesiones o corregir la pisada. Existen plantillas prefabricadas, las que encontramos en tiendas de deportes, en la propia red y otros establecimientos, y plantillas hechas a medida, denominadas ortesis plantares. La primera y principal diferencia entre ambas tipos es que las plantillas prefabricadas son estándar, realizadas en cadenas de producción; en cambio los soportes plantares son personalizados para cada pie y para cada sujeto, y sólo se pueden adquirir en clínicas, centros podológicos y ortopedias. Siempre bajo prescripción del facultativo, el Podólogo y el médico exclusivamente.

 

A continuación les plantearemos las principales diferencias entre estas dos plantillas:

 

Plantillas prefabricadas

Plantillas personalizadas

·         Personalización: Las plantillas estándar o genéricas no se adaptan a la forma del pie de cada persona, ni a su manera de pisar, patologías concretas, necesidades del paciente, etc. Simplemente se tiene en cuenta la talla y, si eres deportista, si eres pronador o supinador.

 

·         Personalización: Las plantillas personalizadas están hechas a la medida exacta de cada pie. A la hora de diseñarlas, no sólo se tiene en cuenta la talla, sino otros criterios importantes como la forma exacta de pisar, las cargas soportadas por los pies, los puntos de mayor y menor apoyo en el suelo, la existencias de deformaciones o lesionen como pueden ser un pie plano, pie cavo, juanetes, etc.

 

·         Análisis: Las plantillas personalizadas no se realizan en función de los datos obtenidos de un Estudio Biomecánico de la Pisada. Se puede decir que las plantillas genéricas son plantillas de descanso, no destinadas al tratamiento de una patología.

 

·         Análisis: Las plantillas personalizadas se realizan en función de los datos obtenidos de un Estudio Biomecánico de la Pisada. A través de este estudio, que solo un podólogo puede realizar, se analiza cómo pisa cada paciente (mucho más allá de si es pronador o supinador) y se previenen posibles dolencias o lesiones relacionadas con una mala pisada.

 

·         Dónde encontrarlas: Las plantillas estándar se comercializan en tiendas de deporte, grandes superficies, parafarmacias y farmacias, clubs de deporte, etc. por lo que no existe una figura médica especialista que pueda darte el asesoramiento necesario.

 

·         Dónde encontrarlas: Se adquieren solo en una clínica de podología, ya que de seguro disponen de una amplia gama de las mejores plantillas personalizadas, tanto para deportistas como para no deportistas: plantillas acomodativas, plantillas infantiles y plantillas terapéuticas.

 

·         Seguimiento profesional: Una vez adquieras tus plantillas genéricas, no existe una figura profesional que vaya a darte un buen seguimiento de tus plantillas. El proceso de adaptación a unas plantillas es progresivo y diferente en cada caso, por eso es importante que un podólogo pueda seguir tu evolución y aconsejarte la necesidad de realizar posibles reajustes si lo necesitas.

 

·         Seguimiento profesional: El paso de nuestros pacientes no termina cuando le hacemos entrega de sus plantillas personalizadas. Cuando el paciente empieza a usarlas en su día a día, o para entrenar, etc. nuestros profesionales dan el seguimiento necesario y realizan todas las revisiones y ajustes que el paciente requiera hasta su total adaptación y confortabilidad.

 

·         Material: Los materiales con los se fabrican las plantillas genéricas no garantizan la máxima calidad en la mayoría de los casos, de ahí que su durabilidad sea menor que la de unas plantillas personalizadas y que, en muchos casos, puedan estropearse con el calzado, el sudor, o el simple uso. Pero lo más importante, al no estar hechas a la medida del paciente, éstas pueden incluso dañar nuestros pies, agravar lesiones existentes, provocar molestias en otras zonas del cuerpo, etc.

 

·         Material: Las plantillas personalizadas están hechas con los mejores materiales y con las características para el tratamiento de una condición física concreta. Algunos materiales que nosotros usamos son fáciles de adaptar mediante calor y presión como el EVA, las resinas o el polipropileno, fibra de carbono o de vidrio. Estos materiales se suministran en planchas de distintos espesores de forma que hay que elegir el espesor de la plancha que se quiere utilizar, y ese espesor va a ser igual en toda la plantilla. Esto hace que la personalización de la plantilla sea limitada.
·         Precio: Su precio siempre es inferior al de unas plantillas personalizadas.

 

·         Precio: unas plantillas personalizadas siempre te van a tener un precio superior a las genéricas, lo cual es totalmente lógico si se tienen en cuenta los puntos comentados hasta ahora, y la tecnología aplicada para su diseño y fabricación, su personalización, etc.

 

·         No es un producto sanitario. No tratan patologías concretas y no están respaldadas por podólogos médicos profesionales.

 

·         Es un producto sanitario, pues tratan patologías concretas y están respaldadas por podólogos médicos profesionales.

 

En conclusión, recomendamos a nuestros pacientes acudir al podólogo para que determine si el paciente necesita o no utilizar órtesis plantares mediante un completo estudio biomecánico, esto ayudará en gran medida a la prevención de futuras lesiones. Los soportes plantares para corredores ayudarán a mejorar las condiciones de apoyo de sus pies durante la práctica deportiva.

 

Por otro lado la experiencia nos dice que debemos de desconfiar de las recomendaciones referentes a plantillas de otros centros por parte de comerciales no especializados en podología, si crees que puedes necesitar o beneficiar a tu salud por el uso de las plantillas contáctanos  y resolveremos tus dudas.

Compártelo en tus redes socialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email